Icnitas de Dinosaurio
de la Península Ibérica

Justificación de la candidatura de IDPI Fumanya mapa cartográfico

El bien IDPI agrupa once yacimientos que abarcan los 100 últimos millones de años del Mesozoico, desde el Jurásico medio hasta el Cretáceo superior. Se encuentra representado por estratos en el Bajociense-Batoniense (Pedreira do Galinha, Vale de Meois), Kimmeridgiense (Tereñes), Titónico-Berriasiense (Pedra da Mua, Las Cerradicas, Fuentesalvo), Hauteriviense-Barremiense (Costalomo), Aptiense (El Peladillo, Los Cayos), Santoniense-Campaniense (Tambuc) y Maastrichtiense (Fumanya). La totalidad de los yacimientos cubren practicamente todo el intervalo de tiempo y comprende cuatro de seis periódos de la era de los dinosaurios. De esta manera, engloban su historia evolutiva a nivel mundial y documentan especialmente la gran diversificación que experimentaron desde el Jurásico medio hasta el momento de su extinción, al final del Cretáceo.

Se han registrado 18 nuevos icnotaxones de huellas de dinosaurio en el marco de la Península Ibérica que pertenecen a diferentes icnogrupos (Saurópodos, Terópodos y Ornitópodos). Asimismo, otros han sido identificados y localizados en distintos lugares. Cabe destacar la abundancia de icnitas de saurópodos, terópodos y de ornitópodos, así como de tireóforos e icnitas de aves. Engloban una variedad significativa de asociaciones bióticas.

Los once yacimientos de la candidatura IDPI representan la extraordinaria y diversa riqueza del registro paleoicnológico de dinaosaurios de la Península Ibérica (alrededor de 230 yacimientos y más de 22.000 huellas). Representan la sucesión faunística de estos vertebrados durante los últimos 100 millones de años del Mesozoico, siendo de especial importancia a nivel mundial por servir como una enorme ventana para descifrar el cambio de faunas de dinosaurios producido entre el Jurásico y el Cretácico, además de quedar reflejados los múltiples modos de vida y ambientes en los que vivieron los dinosaurios. A pesar de existir otros dominios geológicos que desvelan la diversidad mundial de los dinosaurios, ninguno es tan relevante, preciso y completo como el conjunto de los yacimientos IDPI.

Gracias a la riqueza icnológica de los dinosaurios de la Península Ibérica, se ha llevado a cabo una exhausitiva comparación con otros yacimientos paleoicnológicos del mundo con el fin de ilustrar la representación de los yacimientos IDPI a nivel mundial. El resultado de esta comparación ha desvelado que los dos dominios geológicos hacen de la Península Ibérica el lugar más importante del mundo en relación a la información científica proporcionada por las icnitas de dinosaurio y su entorno. Otros lugares, como el centro de los Estados Unidos, tienen una gran importancia sin embargo la Península Ibérica conserva la información en un área mucho más reducida, la placa ibérica. Desde su fragmentación del supercontinente Pangea funcionó como una isla o puente que conectaba los diversos tipos de fauna de las principales masas continentales próximas. Los fósiles de esta zona contienen una importante información científica universal relacionada con la sucesión de la fauna de los dinosaurios durante la creación de lo que ahora conocemos como el Océano Atlántico. Esta característica sólo podría darse en una zona privilegiada que actuó en su día como el «centro del mundo» (el lugar central en el que tuvo lugar la única ruptura de la masa continental existente).

Bien es cierto que no se trata del único emplazamiento posible para desarrollar importantes avances científicos pero rara vez la historia evolutiva de un gran grupo de organismos extingidos ha tenido la posibilidad de ser reconstruida completamente en el marco de un solo bien. Este es sin duda el lugar principal para explicar la evolución de los dinosaurios a lo largo de un período geológico tan extenso y en un área geográfica tan delimitada. Cabe resaltar que el descubrimiento de un mayor yacimiento de huellas en otro lugar del planeta no cambiaría en ningún momento la situación privilegia de IDPI.

Muchos de los yacimientos ibéricos de huellas han sido estudiados por renombrados especialistas como Martin Lockley, Christian Meyer, Jean Le Loeuff, William Antony Swithin Sarjeant, Marco Avanzini, etc. y en consecuencia, han sido citados en numeros documentos científicos y obras especializadas. Estos investigadores colaboran con equipos españoles y portugueses de varias universidades, museos y fundaciones. El resultado es un número creciente de artículos científicos escritos conjuntamente.

Tanto la diversidad como la riqueza exhibidas en los yacimientos paleontológicos, en general y paleoicnológico, en particular, ha desembocado en una gran variedad de iniciativas de investigación, protección y concienciación en toda la Península Ibérica. Varios yacimientos de huellas se han convertido en verdaderos museos al aire libre. Lo que ha generado a su vez trabajo para las diferentes instituciones paleontológicas internacionales, garantizando no solamente la continuidad en las investigaciones sino también la conservación del yacimiento para las generaciones venideras. Asimismo, la dispersión de los yacimientos ha ayudado a revitalizar zonas deprimidas económicamente. Este bien es un claro ejemplo de los beneficios que produce para un amplio abanico de sectores de la población la aumentación de la concienciación en los recursos naturales.

La mayor parte de los yacimientos incluidos en este bien se encuentran en zonas declaradas parque natural, parque geológico o parque cultural. Se ubican siempre en zonas de protección especial (cultural y/o medioambiental). La interacción del ser humano con su entorno ha permitido el descubrimiemto de nuevos afloramientos con huellas, que han sido a su vez protegidos a raíz de la promulgación de numerosas leyes de protección.

- Los yacimientos portugueses del Vale de Meios y de Pedreira do Galinha se encuentran dentro del «Parque natural de las Sierras de Aire y Candeeiros». El yacimiento de Pedra da Mua se sitúa en el Parque Natural de Arrábida. Estos dos parques naturales poseen una importante e interesante herencia geológica y biológica que permite el estudio de la evolución paleoecológica desde el Jurásico hasta la actualidad. La amplia exposición de rocas sedimentarias dio lugar a la generación de formaciones endokársticas y exokársticas, permitiendo el desarrollo de la vegetación típica mediterránea. En áreas cercanas a los dominios geológicos es posible identificar otros yacimientos con huellas de dinosaurios, así como formaciones ricas en fósiles de otros animales pertenecientes a la reconstrucción paleoambiental.

- Las Cerradicas se enmarcan dentro del geoparque europeo y mundial del Maestrazgo.

- Los yacimientos del Peladillo y Los Cayos (La Rioja) se hallan en una zona declarada reserva de la biosfera (el 9 de julio de 2003, el consejo internacional del programa de la UNESCO sobre el hombre y la biosfera -MAB- declaró los Valles de Leza, Jubera, Cidacos y Alhama reserva de la biosfera).

 



Icono de conformidad con el Nivel Doble-A del W3C-WAI. Se abre en ventana nueva Titulares RSS disponibles

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte